ULT. NOTICIAS


 

 

 

 

 

 

 

#TodoSaldráBien

 

Al igual que tú, nosotros también nos hemos adaptado al nuevo contexto. Aunque las puertas de nuestra oficina estén cerradas, seguimos trabajando desde casa para continuar a tu lado

 

 

      Desde  DOMUM VILDECANS INMOBILIARIA queremos poner a disposición de nuestros clientes toda la información relevante relacionada con el mercado inmobiliario, ya sea de propiedad como alquiler. Queremos poner nuestro granito de arena y recopilar información publicada en medios digitales para agruparla en nuestra sección y de esta forma reducir el tiempo de busqueda a nuestros clientes.

 

 

La firma de hipotecas espera el impacto del coronavirus con subidas anuales de dos dígitos.

 

La firma de hipotecas se prepara para recibir el 'shock' económico del coronavirus con alzas de dos dígitos.

Según los datos del INE, en febrero se firmaron 36.050 préstamos para la compra de vivienda, un 16,1% más interanual. Además, el saldo de los dos primeros meses del año arroja una subida del 10,7%, aunque se han firmado un 8% menos hipotecsa que en enero. 

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, explica que “el alto volumen registrado en febrero, que sigue la senda de enero, se debe a la inscripción registral de las operaciones que se formalizaron en diciembre de 2019, tras el parón forzado por la incertidumbre legal de los meses anterior. Esperamos que los datos registrales de marzo sean sensiblemente inferiores, y por supuesto a partir de abril por la crisis del covid-19".

Otro dato que pone sobre la mesa el organismo de estadísticas es que las hipotecas se están encareciendo. Prueba de ello es que el interés medio de los préstamos vuelve a situarse por encima del 2,6% y se aleja de mínimos históricos. El 2,64% actual es el nivel más alto en prácticamente dos años. Habría que remontarse a abril de 2018 para ver un interés más elevado.

No obstante, Encinar señala que "hay que destacar también el repunte tanto en las operaciones a tipo variable respecto al fijo, así como un fuerte encarecimiento del tipo de interés de las hipotecas variables (no así las fijas), que no se corresponde con los precios generales de los bancos, que siguen muy competitivos, lo cual nos hacen sospechar de que la existencia de alguna operación masiva que distorsione los datos”.

 

 

 

 

Ayudas a hipotecas

Información sobre las ayudas hipoptecarias por coronavirus

 

 

 ¿Quiénes podrán acogerse a la moratoria en el pago de la hipoteca por el coronavirus?

 

El Gobierno ha acordado aprobar una moratoria en el pago de las hipotecas para aquellas personas que hayan perdido su empleo o hayan visto reducidos sus ingresos por el coronavirus. Es una parte del real decreto que saca adelante este martes el Consejo de Ministros para hacer frente al impacto económico y social de la pandemia en las familias y los trabajadores.

Estas medidas, según han confirmado a Europa Press fuentes gubernamentales, han sido propuestas por Unidas Podemos, que desde la semana pasada está presionando al PSOE para adoptar medidas económicas con el mayor alcance posible.

El Gobierno ha avisado de que el Consejo de Ministros que se celebra desde las 10.30 horas de este martes se prevé «largo y denso», debido a ese paquete de medidas económicas para paliar el impacto de la pandemia de coronavirus que está en estudio, señalan fuentes del Palacio de La Moncloa.

 

Definición de los colectivos vulnerables

Conforme al borrador que manejan en Moncloa al que ha tenido acceso Europa Press, los supuestos de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19 contemplan que el deudor hipotecario pase a estar en situación de desempleo. O, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas. Así como que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, determinados límites.

Estos son, con carácter general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples anual de catorce pagas (en adelante Iprem). Este límite se incrementará en 0,1 veces el Iprem por cada hijo a cargo en la unidad familiar.

El incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el Iprem por cada hijo en el caso de unidad familiar monoparental. Este límite se incrementará en 0,1 veces el Iprem por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.

En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33%, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite previsto será de cuatro veces el Iprem. Sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.

 

Moratoria en el pago de las hipotecas: personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual

Está previsto también que en el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65%, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite previsto será de cinco veces el Iprem.

Otros supuestos que se contemplan son que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar. Y que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda, en los términos que se definen en el punto siguiente.

¿Cuándo se contemplará la moratoria en el pago de las hipotecas?

 

A los efectos de la norma se entenderá que se ha producido una alteración significativa de las circunstancias económicas cuando el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3. Y que se ha producido una caída sustancial de las ventas cuando esta caída sea al menos del 40%.

Por último, se incluye como colectivo vulnerable por unidad familiar la compuesta por el deudor, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda. Se incluyen los vinculados por una relación de tutela, guarda o acogimiento familiar y su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita, que residan en la vivienda.

 

 

No puedo acogerme a la moratoria hipotecaria del Gobierno, ¿qué hago?

 

Los que tengan problemas para pagar su hipoteca este mes se pueden acoger la moratoria hipotecaria aprobada por el Gobierno. Ahora bien, para beneficiarse de esta medida es imprescindible reunir varios requisitos: haberse quedado en el paro o haber perdido el 40% de las ventas, haber ingresado menos de 1.613,52 euros entre todos los familiares el mes anterior, que la carga de la mensualidad sobre la renta se haya multiplicado por 1,3… Para aquellos hogares que no los cumplan todos, desde el comparador financiero HelpMyCash.com nos explican qué otras soluciones se pueden aplicar para evitar el impago y sus consecuentes sanciones. 

Intentar pactar con el banco

Si prevemos que tendremos problemas para pagar la cuota de este mes y no cumplimos todos los requisitos para acogernos a la moratoria, lo mejor que podemos hacer es contactar cuanto antes con nuestro banco (podemos llamar a nuestra oficina, por ejemplo) para explorar posibles soluciones. Una de ellas, por ejemplo, podría ser pactar un aplazamiento directamente con nuestra entidad, pues así no tendríamos que abonar la próxima mensualidad y nos ahorraríamos tanto los intereses devengados hasta el siguiente pago como las sanciones por la demora. 

En caso de que nuestro banco se niegue a aprobarnos una moratoria fuera de los supuestos aprobados por el Gobierno, podemos tratar de acordar la aplicación de un período de carencia total o parcial. De este modo, no tendremos que pagar las cuotas o la parte correspondiente al capital, respectivamente, durante el tiempo que pactemos. A la larga, eso sí, es una opción que nos saldrá más cara, pues se irán acumulando intereses mientras tanto o se generarán sobre un capital mayor cuando la carencia finalice. 

Y una tercera alternativa podría ser pactar la extensión del plazo de reembolso, esto es, alargarlo para devolver el dinero en más tiempo. Esta puede ser una buena manera de reducir el importe de las mensualidades, aunque como tardaremos más en saldar la deuda, a la larga pagaremos más en intereses.

Acordar cualquiera de estas soluciones nos puede costar dinero.

Acogerse al Código de Buenas Prácticas

Hasta ahora hemos visto qué pueden hacer aquellos que tienen problemas económicos puntuales por culpa del coronavirus y no pueden acogerse a la moratoria, pero ¿qué hay de aquellos que ya pasaban antes por dificultades y que ahora se han agravado? Según el comparador HelpMyCash.com, en estos casos puede ser conveniente acogerse al Código de Buenas Prácticas, que consiste en un paquete de medidas que prácticamente todos los bancos tienen que aplicar a los clientes vulnerables que lo solicitan. 

Las medidas del mencionado Código se aplican en tres fases. En la primera, se aplica una carencia parcial durante cinco años, se alarga el plazo hasta los 40 y se rebaja el interés. En la segunda, si fuera necesario, se practica una quita sobre una parte de la deuda. Y en la tercera, si el deudor siguiera sin poder pagar la hipoteca, se aplica una dación en pago y, si este lo pide, se le permite vivir de alquiler en la vivienda durante dos años. 

Para acogerse a este paquete de soluciones, aunque no es imprescindible haberse quedado en paro o haber perdido ventas como con la moratoria hipotecaria, es necesario reunir diversos requisitos: que la cuota supere el 50% de los ingresos de la familia, que los ingresos del hogar no superen los 1.613,52 euros al mes (tres veces el IPREM) y que se haya producido una “alteración significativa de sus circunstancias económicas” en los últimos cuatro años. Para eso último se entiende que el esfuerzo para pagar la hipoteca se haya multiplicado por 1,5, que la familia se haya convertido en numerosa o monoparental con dos hijos, que se tenga a un menor a cargo o a una persona con discapacidad, etc.

Tanto si nos queremos acoger al Código como si tenemos que pactar con nuestro banco, lo ideal es que las medidas se formalicen mediante un acuerdo privado, pues así nos ahorraremos la visita a la notaría (e incluso podríamos firmarlo desde casa, si la entidad estuviera de acuerdo), recuerdan desde HelpMyCash. Si se tiene que formalizar una novación, el notario podría posponer la operación por el actual estado de confinamiento, aunque dado el carácter urgente del pacto, se justificaría que se abriera la notaría. 

 

 

 

Ayudas al alquiler

Información sobre las ayudas al alquiler por coronavirus

 

Las ayudas del Gobierno al alquiler por el coronavirus

El Consejo de Ministros ha aprobado un paquete de medidas en materia de alquiler que beneficiará a unas 500.000 familias vulnerables y que contempla la suspensión de los desahucios durante seis meses tras el fin del estado de alarma, la prórroga extraordinaria de seis meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual, una línea de microcréditos avalados por el Estado o ayudas directas de hasta 900 euros tras la crisis, por importe de 700 millones de euros, entre otros.

Así lo ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, y el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2020, Pablo Iglesias, en la que han detallado las nuevas medidas del plan de choque del Ejecutivo contra el impacto económico del Covid-19.

Iglesias ha destacado que las medidas buscan ofrecer seguridad y protección a todas las personas para afrontar el impacto negativo de la crisis y ha subrayado las medidas para ofrecer el «derecho constitucional» de la vivienda, un bien «más imprescindible» ahora al ser la «trinchera» desde la que los ciudadanos se protegen del virus, tras pedirles que permanezcan en casa para evitar contagios.

En concreto, se ha aprobado la suspensión de lanzamientos sin alternativa habitacional hasta que se cumplan seis meses tras el fin del estado de alarma para que «nadie se quede sin casa durante la crisis», así como una prórroga extraordinaria de seis meses de los contratos de alquiler de vivienda habitacional para evitar subidas abusivas aprovechando el Covid-19.

Además, ha indicado que, conforme al real decreto-ley aprobado, quien caiga en situación de vulnerabilidad puede acogerse a un microcrédito que dará el estado a tipo 0 de interés, a devolver en 6 años ampliable a 10 en caso de dificultades.

A su vez, se recoge una definición «muy amplia» de los supuestos de vulnerabilidad para acogerse al sistema, sumado a facilidades para devolución de los mismos créditos, lo que permitirá que un «gran número» de personas con dificultades puedan acogerse, como por ejemplo los parados, los trabajadores inmersos en ERTE o reducción de jornada o autónomos con ingresos reducidos como consecuencia del Covid-19.

Ayudas de hasta 900 euros

Si después de la crisis se mantiene la vulnerabilidad, el Estado pagará la deuda de alquiler a través de una línea de ayudas públicas que contempla ayudas de hasta 900 euros al mes y 200 euros para gastos de suministros o mantenimiento, con un importe total de hasta 700 millones de euros.

«Si se produce una situación en que hay inquilinos en situación de vulnerabilidad que, tras recibir los préstamos a coste cero no pueden pagar, el Estado no les va a dejar tirados y se va a ocupar de garantizar que nadie pueda ser expulsado de su casa por no pagar el alquiler», ha insistido.

Preguntado sobre las peticiones de condonación y las propuestas de Unidas Podemos, ha indicado que se ha trabajado «mucho» en «muchos ministerios» para elaborar un decreto que protege a las familias vulnerables que puedan verse imposibilitados para pagar el alquiler o la imposibilidad de devolver el crédito. «Eso nos debe llenara todos de orgullo», ha resaltado Iglesias.

En cuanto al número de beneficiarios, ha indicado que, a la espera de que se concrete el ingreso mínimo vital en el que trabaja el Ministerio de Seguridad Social, con unos 5 millones de personas potencialmente beneficiarios, las medidas de alquiler aprobadas afectarán a más de medio millón de familias en situación de vulnerabilidad.

Grandes tenedores y fondos de inversión: quitas o reestructuración

Además, ha enfatizado que los grandes tenedores de vivienda «deben arrimar el hombro y hacer un esfuerzo como todo el mundo», frente a inquilinos vulnerables y pequeños propietarios.

Por ello, la norma establece que tendrán que elegir entre realizar una quita del 50% o bien reestructuración de la deuda en 3 años para los afectados.

En este sentido, el vicepresidente ha hecho hincapié en que se incluye una «distinción clave». Ya que «no es lo mismo un pequeño propietario que un fondo buitre o un gran tenedor, no es lo mismo una pareja de jubilados que reciben una pensión baja junto a la renta de un piso que han comprado tras toda la vida de trabajo que alguien con 15 o 20 viviendas alquiladas o fondos buitres con miles de viviendas».

Por ello, ha precisado que con el decreto se garantiza que todos los pequeños propietarios percibirán «íntegramente» las rentas de viviendas y los grandes tenedores y fondos de inversión deberán asumir «como es normal» parte del impacto, efectuando quitas o reestructuración.

Amplía la moratoria hipotecaria y apela a la red de solidaridad

En paralelo a las medidas de alquiler, el Gobierno ha decidido ampliar a tres meses la moratoria en el pago de hipoteca para aquellas personas que hayan perdido su empleo o hayan visto reducidos sus ingresos como consecuencia de la situación generada a raíz de la crisis sanitaria por la expansión del coronavirus, frente al mes que contemplaba hasta ahora.

Por su parte, la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ha destacado que la sociedad española es «particularmente solidaria» y tiene un tejido social «muy fuerte», por lo que ve «necesarias» medidas de reforzamiento para reducir la movilidad y evitar contagios, si bien ha recalcado que la «red de solidaridad» es «lo más importante», ya que el Gobierno «no puede remplazar esa red», sino apoyar y cubrir los ámbitos donde no llega.

«Que las medidas excepcionales sean eso, excepcionales», ha apuntado Calviño, tras valorar el esfuerzo de propietarios e inquilinos por llegar a acuerdos ante la situación de alarma.

 

 

 

 

 

FUENTE: HABITACLIA